Dormir en el tren

La idea de recorrer Europa en  tren me encantaba, así que me pareció buenísimo tomar el tren nocturno de Paris a Venecia. Al dormir en el tren, no perdía tiempo viajando y ahorraba una noche de hotel.
El viaje empezó a las 8 de la noche y duró 13 horas. Mi pasaje era en litera o couchette. Las literas son unos compartimentos que tienen asientos que luego se convierten en camas. Generalmente ofrecen 6 o 4 camas.
 
Cada camita tiene su almohada, sábanas y frazada y honestamente me parecieron muy cómodas. No sé si fue el cansancio o el movimiento del tren que me acunaba, pero dormí 8 horas como un bebé.
Cuando llegué ya estaban todos los pasajeros ubicados en nuestra litera, éramos seis. Me acuerdo perfectamente, eran una pareja rusa, una señora francesa que me miro con cara de pocos amigos al ver el tamaño de mi equipaje, un chico paquistaní  y otro hombre norteamericano.  
Justo antes de entregarme al sueño, uno de mis  “compañeros de cuarto”  me invitó al vagón bar a charlar un rato. Como todavía era temprano fui y nos quedamos un par de horas hablando. El vagón estaba repleto y todos estábamos parados. Así fue como conocí a mi amigo Chris con quien al día siguiente cenamos en Venecia, paseamos y afortunadamente  todavía mantenemos el contacto.
 
 
Chris vive en California, tiene 51 años y es una de las personas más dulces y sensibles que conocí en mi vida. Su amistad es un gran regalo que me traje de ese viaje.
Viajar en un tren nocturno es una excelente opción! Espero poder repetirla pronto.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s