Paseando por Santiago de Chile

Si están por ir a Santiago y les gusta caminar y recorrer distintos barrios, les recomiendo que se den una vuelta por la zona de Providencia.

Se pueden encontrar curiosidades como la calle Viña del Mar. Es sólo una cuadra, ubicada en la calle Viña del Mar entre la avenida Vicuña Mackenna y la avenida Ramón Carnicer. En esa cuadra encontramos un conjunto de 18 casas de dos pisos, exactamente iguales, todas con su jardincito y pintadas de alegres colores. La arquitectura del lugar está inspirada en el barrio de Hampstead en Inglaterra y desde 1997 fue declarada zona típica y monumento nacional. Se pueden hacer unas fotos divinas!

Después pueden seguir caminando por la Avenida Vicuña Mackenna hasta que se transforma en Pio Nono y visitan el Barrio Bellavista. Ahí pueden aprovechar para almorzar en ese pintoresco punto de Santiago o en el Patio Bellavista. Muy recomendable!

Les comparto algunas fotos:

10402446_10204909133118401_6710869027123413291_n

10678861_10204909134158427_5449729087338649273_n

10625158_10204909133558412_6430533171321231972_n

10688230_10152780418074889_1168982301433330483_o

10661937_10152780418214889_6155635059996668973_o

Payaseando

10622795_10204909136558487_2717436146361420960_n

latita

heladito

En IL Maestrale, una heladería que ostenta el premio al mejor helado italiano en el extranjero.

La Sebastiana

En Valparaíso visitamos La Sebastiana, una de las casas del poeta Pablo Neruda en Chile. Apenas salimos de la terminal de micros tomamos un colectivo que nos dejo en la puerta. Vale la pena visitarla, esta todo muy bien organizado, con un sistema de audioguía en varios idiomas. La entrada cuesta  5000 pesos chilenos (casi 9 dolares) y tengan en cuenta que los días lunes permanece cerrada.
Pueden encontrar mas información acá.
Les dejo las fotos!

Valparaíso, que disparate eres…

El mes pasado, estando en Santiago, se nos ocurrió visitar Valparaíso. Yo siempre tuve ganas de conocer esa ciudad, ese puerto, esos colores.

Tomamos un bus que salió del centro de Santiago y tardo casi dos horas en llegar. Se toma en la terminal que se encuentra a la salida de la estación de subte “Estación Central” de la linea 1. El pasaje ida y vuelta cuesta aproximadamente 15 dólares y conviene comprar la vuelta, para tener un lugar asegurado, especialmente si se viaja durante el fin de semana.
Cuando llegamos, un poco perdidas (no hay mucha información turística en la terminal), preguntamos y nos tomamos un colectivo que nos dejó en La Sebastiana, una de las casas de Pablo Neruda (de esa visita les cuento en otro post), seguimos con otro colectivo que nos dejó en el Cerro Alegre y caminamos hasta el Cerro Concepción. Toda esa zona es preciosa, llena de encanto.
Les dejo algunas fotos:
Ganas de volver!

Mote con huesillos.

El mes pasado estuvimos por Chile y me llamo la atención que en cada esquina encontrábamos algún carrito que vendía “Mote con huesillos”

El mote con huesillos es una bebida tradicional chilena, muy rica, dulce y refrescante. Además es super energética, te saca el hambre y el calor. Mi amiga Ceci quedo adicta a esa bebida, asi que si les da curiosidad y quieren probarla, les paso la receta:

Ingredientes:
1 taza de mote (trigo pelado, puede ser maíz también)
8 huesillos (duraznos o damascos secos)
1/2 taza de azúcar
Cascaras de naranja
Canela
Agua

Preparación:

Se lavan los huesillos y se dejan en remojo toda la noche anterior, en agua con azúcar, canela y cáscaras de naranjas.
Al día siguiente, se ponen a hervir por 1/2 hora.
Al enfriarse, se les incorpora 1 taza de azúcar hecha caramelo líquido.
Se cocina el mote durante 30 minutos a fuego moderado y luego se retira y se lava con agua helada.
Se sirve muy frío.
 
Ceci esperando por su mote con huesillos
Rico!

Espero les haya gustado! Tienen alguna comida o bebida favorita que hayan probado de viaje?

Más de Chile: Barrio Paris-Londres

En pleno centro de Santiago, nos encontramos con el barrio Paris-Londres. Ubicado en Londres y Alameda, son apenas unas cuatro cuadras de calles adoquinadas, construcciones de estilo europeo, cafecitos, balcones y faroles que nos hacen pasear un ratito por el viejo continente.
Lo que más me llamo la atención es la tranquilidad que hay en la zona, como un oasis en medio del caos que representa el microcentro de cualquier ciudad.
Muy cerca de La Moneda, en el barrio se puede visitar la Casa de la Memoria Londres 38, antiguo centro de detención durante la dictadura.
Les dejo las fotos: